Storytelling es crear un discurso de comunicación con el que acercarse al usuario, no crear historias sin más.

 

El Storytelling en marketing es una técnica que consiste en contar historias que conecten emocionalmente con el usuario y que transmitan la esencia y los valores de las empresas de forma persuasiva hacia la marca.

 

En el mundo de las empresas y de los negocios, este tipo de estrategias de comunicación se empezaron a ver en mayor medida en la década de los 80. Comenzó utilizándose principalmente en anuncios televisivos por parte de multinacionales (Marlboro) y algunas han continuado haciéndolo hasta la actualidad como Apple, Coca Cola, Nike…

 

Pero el storytelling comienza a tener unos riesgos que antes no tenía. Ya no es un punto de diferenciación, estamos todos saturados de historias y más del tipo “yo-me-mi-conmigo”. Hay que evolucionar y pasar de contar a hacer.

 

¿Y qué es ahora el Storydoing?

 

Simple y llanamente, pasar de las palabras a la acción.

La marca debe ofrecer una verdadera experiencia en torno a los valores que predica.

 

Los consumidores buscan productos y servicios que les permitan vivir experiencias. Hoy, resulta muy satisfactorio para los usuarios atesorar vivencias y sensaciones para poder compartirlas en sus redes o en la vida personal.

 

Por tanto, los consumidores actualmente siguen marcas que enganchen con sus más profundos ideales, consumen contenido que les desafíe y les aporte algo novedoso que conocer o vivir. Y no tan solo disfrutar estas nuevas experiencias, sino que quieren expresarse y mostrar su opinión sobre las mismas. Quieren hacer uso de las plataformas sociales como catapultas para darse a conocer más allá de las fronteras.

 

La experiencia que propone el storydoing es conectar con el público e interactuar, la acción frente a la contemplación.

No solo se trata de contar, sino de hacer al público partícipe de estas grandes historias. Episodios que emocionan y en los que cabe la posibilidad de ser protagonistas.

 

Las empresas que están liderando este tipo de contenidos son Apple (“aportar herramientas a las mentes creativas”), Disney, Starbucks, American Express y Red Bull entre otras.

 

 

Beneficios:

Si se cuentan buenas historias, un buen storydoing, la marca tendrá una buena valoración, posicionamiento y afinidad emocional con su target, convertible en ventas ya que se convertirán en fieles a la marca y aumentará el número de “embajadores de marca”.

 

Como conclusión podemos decir que el storytelling y el storydoing, no son conceptos que están peleados el uno con el otro, sino que se complementan. Lo astuto es complementar la estrategia con ambas prácticas, de tal manera que se alcancen los objetivos de engagement e interacciones para la marca.